Domingo, 24 de Septiembre de 2017

El ADN de los perros podría ser la razón por la que son tan amigables

Los perros son realmente amigables. Nos brincan, nos lamen y hacen una gran fiesta cuando nos ven. Los amamos – aunque a veces sean demasiado entusiastas – pero la razón por la que estos animales son tan hipersociales no está del todo clara-

Ahora, un nuevo estudio, realizado por los investigadores de la Universidad de Princeton, que examino el código genético y los rasgos de comportamiento de los perros y lobos ha descubierto que el mejor amigo del hombre comparte una superposición de cromosomas con un trastorno humano llamado el síndrome de Willieam Beuren – y esta similitud podría explicar lo muy sociables que son los perros.

El síndrome de Williams-Beuren es un trastorno del desarrollo que afecta las características faciales de las personas y causa una amplia gama de problemas de salud incluyendo defectos cardíacos y anormalidades en el cerebro y el sistema nervioso.

Pero uno de los síntomas psicológicos más característicos del síndrome es la hipersociabilidad, caracterizada por la falta de inhibición social y la exhibición de un comportamiento amistoso y extrovertido incluso hacia los extraños, combinado con una alta empatía.

Para descubrir si estas variantes en realidad eran responsables por el comportamiento hipersocial de los perros, los investigadores tomaron  a 18 perros domesticados y 10 humanos socializados con humanos y realizaron varios experimentos basados en conducta con ellos. Estos involucraban a personas familiares y no familiares para medir su nivel de sociabilidad.

Como no es de extrañar, los perros demostraron ser más sociables con los humanos que los lobos que participaron en los ejercicios, pero cuando el equipo secuenció los genomas de los animales en el laboratorio, observaron que las variaciones en una región del cromosoma 6 en el ADN de los perros se alineaban con lo muy sociales que los perros eran.

Los hallazgos, reportados en Science Advances, son un paso más para saber como opera la genética de la sociabilidad, tanto en perros como en humanos – y podría ayudar a explicar como se separaron los perros de los lobos durante la evolución.

Fuente: MUY INTERESANTE

Tags:

Compartí esta nota en tus redes sociales:


Más noticias que te pueden interesar de: Tendencias

Copyright© 2015 Grupo Biei

Buenos Aires, Argentina.

Desarrollado por LatinClouds Argentina