Jueves, 21 de Septiembre de 2017

La justicia bonaerense, lenta y peligrosa

El Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires reveló que cada vez más mujeres abusadas y golpeadas hacen la denuncia, pero la Justicia archiva la mayoría de los casos. La situación se agrava con el archivo masivo, también, de las denuncias por desobediencia de la prohibición de acercamiento, la restricción perimetral y el cese de actos de perturbación e intimidación.

El asesinato de Emma Córdoba en Punta Lara reavivó el pedido de justicia por los casos de violencia de género que padecen miles de mujeres en la Argentina. Mientras crecen las movilizaciones populares convocadas por el colectivo #NiUnaMenos, el Poder Judicial sigue en deuda con los casos denunciados y archivados rápidamente, sin investigación ni seguimiento.

El Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires reveló que el 71 por ciento de las denuncias por amenazas y lesiones son archivadas, sin consecuencias para los agresores. Laurana Malacalza, coordinadora del Observatorio, advirtió que “esta actitud de la Justicia genera impunidad porque el agresor sabe que no le pasa nada”. 

El informe al que accedió Página/12 refleja que en 2015 se iniciaron 67.685 causas penales por violencia familiar y de género, pero la cifra subió en 2016 a 95.557. El 70 por ciento de las víctimas tiene entre 19 y 40 años. La situación se agrava con el archivo masivo, también, de las denuncias por desobediencia de la prohibición de acercamiento, la restricción perimetral y el cese de actos de perturbación e intimidación. 

Las denuncias por amenazas y lesiones son, muchas veces, el principio del camino que puede desembocar en un femicidio. Para Malacalza, al no hacerse cargo de esas denuncias, el Poder Judicial desecha la posibilidad de hacer una política de prevención del delito. “Es la propia mujer agredida la que tiene que movilizar la causa, no se asignan defensores, y la Justicia trata estas denuncias como de segundo rango”, dijo Malacalza a Página/12.

A pesar del enorme avance cultural propiciado a partir de la concientización sobre la violencia contra la mujer, la figura del femicidio sigue encontrándose con obstáculos en el propio Poder Judicial. En 2016, por caso, hubo apenas 86 procesos penales, que involucraban a 90 víctimas.  

La realidad, sin embargo, marca un número mucho más importantes de femicidios, que no son caratulados como tales por la Procuración General bonaerense. “La figura termina desvalorizada porque no hay instrucciones sobre cómo proceder, no hay directrices, que son responsabilidad de Tribunal Superior de Justicia”, indicó Malacalza. De esta manera, las instrucciones de los casos terminan siendo derivadas a otras figuras, alejadas del concepto de femicidio.  

Las denuncias por abuso sexual también experimentaron un crecimiento en la provincia de Buenos Aires. Mientras que en 2014 se habían presentado 4661 denuncias en sede policial, ese número aumentó a 6612 en 2016. Más de la mitad de los casos (55 por ciento) se denunciaron a familiares como autores de esos hechos.

Fuente: PÁGINA 12

Tags:

Compartí esta nota en tus redes sociales:


Más noticias que te pueden interesar de: Sociedad

Copyright© 2015 Grupo Biei

Buenos Aires, Argentina.

Desarrollado por LatinClouds Argentina