Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Crece rechazo a central nuclear en Río Negro

 CHUBUT NEGARÁ LICENCIA AMBIENTAL.
 SENADORA NACIONAL IMPULSARÁ PLEBISCITO PARA FRENARLA.
El proyecto se instalará a escasos 130 kilómetros del límite interprovincial. Desde el Gobierno de Alberto Weretilneck aseguran que se trata de la “opción más limpia y menos contaminante”.

La construcción de la quinta central nuclear del país en Río Negro, anunciada con estruendo desde China por el gobernador Alberto Weretilneck, quien a último momento se subió al avión de la gira presidencial de Mauricio Macri, avecina un conflicto interprovincial y coletazos locales: el mandatario de Chubut, Mario Das Neves, manifestó que no permitirá la obra "bajo ningún punto de vista" y la senadora nacional por Río Negro, Magdalena Odarda, también busca un freno a la central a través de una consulta popular.

"Le voy a decir al gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, que conmigo no cuente para nada", remarcó enfático el chubutense, quien además convocó para el lunes 29 de mayo a un encuentro provincial ambiental donde se ratificará el rechazo. El motivo, al igual que en las represas santacruceñas cuya construcción se encuentra detenida, es ambiental. 

Ocurre que la locación que cuenta con mayores probabilidades para que en 2020 comience la obra es Sierra Grande, al sur provincial, a escasos 130 km de la chubutense Puerto Madryn y en una zona donde ambas provincias comparten las aguas del Golfo de San Matías. Por eso, Das Neves gatilló: "Antes de anunciar desde China la instalación de esta central nuclear, el Estado nacional se podría haber dado cuenta de que a pocos kilómetros está Península Valdés, que es Patrimonio de la Humanidad". "No lo vamos a permitir", dijo.

Desde China, Weretilneck aseguró que la planta será segura porque hay "rigurosas normativas internacionales", y agregó que la opción nuclear "es la más limpia y la menos contaminante". Detalló que en el mundo hay 430 plantas de estas características. "Estados Unidos tiene cien, Francia, cincuenta. El 80% de la electricidad de Francia se produce con esta vía", dijo Weretilneck. 

Pero además, su vicegobernador, Pedro Pesatti, recordó en diálogo con este medio que la central nuclear data de un acuerdo firmado en 2014 por el Gobierno de Cristina de Kirchner con la República Popular de China, acuerdo que fue refrendado por el Congreso. "Esto se sabía, no es nuevo", dijo Pesatti. 

El dirigente de Juntos Somos Río Negro afirmó que la elección de su provincia para la central (que demandará una inversión de u$s8.000 M) no se basa en un componente político, sino en la historia de Río Negro en el desarrollo de energía atómica y en la formación de físicos nucleares a través del INVAP y del Instituto Balseiro, ubicados en San Carlos de Bariloche. "El desarrollo de la energía nuclear en el país surgió en Río Negro en la década del 40 con el Gobierno de Perón", manifestó Pesatti, motivo por el cual entiende que hay "condiciones objetivas" para la instalación en la provincia como su "trayectoria en la materia y recursos humanos calificados". "En los 70 desde el INVAP, que es del Estado provincial, ya se exportaban reactores nucleares", señaló Pesatti, quien evitó referirse a los dichos de Das Neves. "Somos respetuosos de lo que hacen en otras provincias, esperamos que también lo sean con nosotros", sentenció.

Das Neves insistió con el tema ambiental y se refirió a que no accederá a que se extraiga uranio de Chubut: "Pasarán por arriba de nuestros cuerpos si quieren sacar el uranio porque eso contamina". Y, de paso, se permitió una humorada sobre los cuentos chinos de supuestas megainversiones: "Acá han venido varias delegaciones chinas, se sientan muy educados, sacan una libretita, pero después se van y a lo sumo después aparece un supermercado". Respecto a lo ambiental, Horacio Osuna, presidente del INVAP, respondió que la central nuclear "no es peligrosa". En línea con Pesatti, Osuna señaló que Río Negro "es la cuna de la energía nuclear en la Argentina" y "tiene la más alta densidad de profesionales del país", en declaraciones reproducidas por ADN Río Negro.

Sin embargo, el Gobierno de Weretilneck también tendrá oposición dentro de las fronteras provinciales. Una de las figuras más relevantes de la política local, la senadora Magdalena Odarda, electa por el Frente Progresista CC-ARI, propuso el rechazo al acuerdo con China desde el Congreso nacional e impulsará una consulta popular vinculante. 

"Hace 17 años, cuando fui concejal de Sierra Grande, impulsé una ordenanza para que sea un municipo libre de energía nuclear. Tengo una posición tomada al respecto y no la voy a cambiar", indicó a Ámbito Financiero. 

Para Odarda, un accidente nuclear, por chico que fuera, "sería un desastre" para la zona. Aunque sostuvo que en Río Negro hay conciencia ambiental. "Pese a que se derogó la ley anticianuro, nunca se pudo explotar la megaminería en la provincia. Sólo en Bariloche hubo 50 marchas autoconvocadas", dijo. Y apuntó a los chinos: "En Sierra Grande la minera china dejó este año en la calle a 270 familias, y ahora volverán con esta central". También manifestó su preocupación por la extracción de uranio. "Por qué energía nuclear en Río Negro y energías limpias en Jujuy y Neuquén", se preguntó Odarda, para quien la clave pasa por reforzar la fruticultura y el turismo.

Fuente: ÁMBITO FINANCIERO

Compartí esta nota en tus redes sociales:


Más noticias que te pueden interesar de: Política

Copyright© 2015 Grupo Biei

Buenos Aires, Argentina.

Desarrollado por LatinClouds Argentina