Sábado, 27 de Mayo de 2017
Jueves, 05 de Enero de 2017

La salida de Prandelli, el último capítulo del esperpento del Valencia CF

Sin duda, fue una de las noticias más llamativas del cierre de 2016 en el fútbol español. El italiano Cesare Prandelli presentaba su dimisión irrevocable como entrenador del Valencia CF, tras haber permanecido apenas 93 días a los mandos de los de Mestalla. Una salida inesperada, pues el italiano había recalado en el banquillo valencianista para encabezar un proyecto deportivo a medio-largo plazo. Sin embargo, las dificultades por las que atraviesa la entidad ché acabaron con la paciencia del entrenador, que decidió poner fin a su estadía en el club. Fue el último capítulo del esperpento en el que se ha convertido, en los últimos años, la entidad valenciana. 

Una decisión que vino motivada, de acuerdo con el italiano, por las dificultades de la entidad para fichar en el mercado de enero. Y es que Prandelli esperaba poder contar con cuatro o cinco caras nuevas en este primer mes del año 2017, para reflotar al equipo en el torneo liguero. De hecho, el estratega ya había manifestado su inquietud sobre la necesidad de reforzar al plantel semanas antes de dimitir ante los medios de comunicación. Célebre resultó su rueda de prensa en la que instó a que todo aquel futbolista del plantel valencianista que no se sintiera comprometido con el proyecto del club acabara abandonando el equipo. Finalmente, cansado de las incongruencias del club, ha acabado siendo él quien ha tomado la puerta de salida. 

El Valencia CF ha destacado, en las últimas temporadas, por tener una gran inestabilidad en su banquillo. No en vano, desde que se produjera la salida de Unai Emery al término de la temporada 2011-2012, hasta 10 entrenadores han tomado las riendas del conjunto valenciano. De ellos, tan solo uno fue capaz de aguantar una campaña entera en Mestalla: el portugués Nuno, en el curso 2014-2015. Una campaña en la que el equipo consiguió clasificarse para la UEFA Champions League, competición por la que, por historia, debería pelear cada temporada. La realidad ha sido distinta: la mayoría de temporadas del conjunto ché han acabado viéndose marcadas por la mediocridad, sin brillantez. 

Ninguno de los entrenadores que han desfilado en estos años por Mestalla (a excepción de Nuno, en aquella temporada 2014-2015) ha conseguido que el equipo lograra objetivos importantes. En este tiempo, el club ha apostado por distintos perfiles: desde los entrenadores que contaban con el aval de conocer la entidad (casos de Mauricio Pellegrino, Miroslav Djukic, Nico Estévez o Voro) a aquellos técnicos que contaban con el aval de su prestigio personal (casos de Ernesto Valverde, Juan Antonio Pizzi, Nuno o Cesare Prandelli). Incluso, el club llegó a apostar por entrenadores sin demasiada experiencia a estos niveles para tratar de revertir la situación (Gary Neville o Pako Ayestarán), sin demasiado éxito. 

La directiva del club, que parece no tener muy definidas ni sus prioridades ni sus objetivos, no termina de dar con la tecla para que el Valencia CF pelee por la zona noble de la clasificación. Así se ha llegado a la situación actual, con el equipo merodeando el descenso en LaLiga y en manos de Voro, toda una institución dentro de la entidad que ha asumido en estos años el rol de apagafuegos en el banquillo. Al parón navideño los valencianistas llegaron en decimoséptima posición, con 12 puntos: los mismos que un Sporting de Gijón que en estos momentos marca el descenso. Tras el regreso por las festividades, el equipo cayó goleado en Mestalla por el RC Celta de Vigo en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, ante el clamor de su hinchada. Un panorama más que complicado para uno de los clubes con más historia del balompié español, que afronta sus horas más duras en los últimos años. 


Nació en Algeciras, Cádiz (España). Periodista deportivo, graduado en la URJC de Madrid. Escribe en Visionnoventa, Los Otros 18 y Cadistasfinos


Copyright© 2015 Grupo Biei

Buenos Aires, Argentina.

Desarrollado por LatinClouds Argentina